Taller del sol; Relato de una ascensión en torres del paine por Inti Mellado.

Categoría: Sin categoría

La idea de escalar en las torres del paine era un sueño que venía dando vueltas en mi mente por un largo tiempo, pero la verdad este panorama siempre se veía afectado por las malas condiciones climáticas y también la economía ya que prefería mantenerme escalando en Cochamó en vez de pasar encerrado un mes en el campamento japonés esperando la ventana.

En fin cuando Cristóbal B. me propone ir a las torres (con la idea de escalar la torre norte, por la vía Taller del Sol), el mismo día que habíamos llegado del Roc´fest realizado en Cerro Castillo, lo primero que le dije fue no….. cinco minutos más tarde lo estaba llamando devuelta y nos pusimos a organizar la expedición  junto a Diego H. y Diego S. La idea era partir lo antes posible, yo escalaría junto con los Diegos y Bizzarri escalaría con James B. (un amigo que se encontraba en Puerto Natales), la idea se concreto rápidamente gracias a nuestra motivación a tope y partimos el jueves 13 de abril.

Llegamos al aeropuerto de Punta Arenas como a las 11.00 en donde muy amablemente nos esperaban los papas de Diego S. los cuales nos ayudarían con el transporte hasta el inicio del sendero; fue en este momento donde nos separamos las cordadas y yo junto a los Diegos partimos en dirección al parque nacional Torres del paine para pedir los permisos respectivos (pura burocracia  resultado del sistema), airosos el mismo día jueves por la noche estábamos armando nuestra carpa en el campamento japonés, los colores del otoño patagónico daban la sensación de estar en otro planeta, era increíble.

Por la mañana del viernes continuamos con nuestra aproximación hacia las míticas Torres, al entrar al valle del silencio lo primero que vimos fueron las impresionantes paredes del cerro Fortaleza y Escudo, poco a poco nos fuimos cargando de buenas energías y el clima nos sonreía, la verdad todo era perfecto…. y de pronto vimos nuestro objetivo, la torre norte. Por la tarde ya nos encontrábamos en los corrales, a media hora de la base de la pared, decidimos descansar, hidratarnos y comer, obviamente nos deleitamos con el paisaje.

Despertamos a las 6.30 (del día sábado 15) muy ansiosos, en especial yo, aun que el frio de la mañana y mis compañeros de cordada me lograron tranquilizar un poco, empezamos a aproximar antes de que amaneciera y llegamos a la base de la pared aun de noche, decidimos esperar a que amaneciera para empezar a escalar. Algo así como a las 9.00 ya equipados y con un plan más o menos definido (tres largos cada uno) decidimos empezar a escalar, el primer largo estaba completamente tapado en nieve y era mi turno, con toda la motivación (y ansiedad característica de mi personalidad) comencé a escalar ese planchón de nieve con mis zapatillas de aproximación y un saca stopers en cada mano (íbamos ultra alpinos, sin crampones ni piolet), fue una trepa bastante interesante; al llegar a la roca mire hacia arriba y vi la reunión número dos, se veía cerca, así que decidí continuar, tenia tanto frio en mis pies que preferí no cambiarme de zapatillas, un pequeño pero divertido error, ya que este largo era uno de los 5.10 de fisura de dedos y cercano a la reunión casi me pego un patinazo mientras mis compañeros me seguían en simultaneo en el planchón de nieve (shits happen).

Ya en la reunión (bastante cómoda) veo el largo siguiente, el cual también me tocaba a mí, la verdad no podía creer que estaba escalando en el soñado granito rojo de las torres, la fisura que  venía era perfecta, al llegar mis compañeros, me pasan el rack y para que mas palabras yo rápidamente comienzo a fluir en el splitter. La tercera reunión llego por sí sola, aseguro a los Diegos y en un par de minutos están junto a mí, intercambiamos unas miradas cómplices y nos reímos, un increíble offwidth del numero 3 y 4 me está esperando (mis dos compañeros saben que no es mi estilo preferido); sin más titubeos comienzo a escalar y ¡¡o sorpresa!! este temido offwidth tiene un fisurón interior que se convierte en una agradable manilla, entonces a disfrutar se a dicho…. Increíble paisaje, cero viento, granito de calidad y buena compañía, llego a una increíble terraza y en un instante estamos haciendo el cambio para que Diego S. (AKA patagón) comience a liderar los largos que vienen.

El primer largo que le toca se ve bastante descompuesto, pero con la experiencia de un veterano, el patagón se mueve con solides; el siguiente largo se ve aun más complicado de leer pero sin dudarla un segundo más mi compadre se mueve con delicadeza a través de esas angostas fisuras con  berglass, este largo tardo bastante tiempo y por un momento nos hiso dudar sobre la añorada cumbre, pero en fin gracias a la suerte y nuestra motivación los tres nos volvimos a reunir en el siguiente anclaje. Era el ultimo largo que le tocaba al patagón y era un precioso largo que mezclaba de todo un poco (fisura de dedos, mano y mano ancha), mi amigo la escalo sin problemas gozando aquellos empotres de calidad.

Ahora era el turno de Diego H. quien partió inmediatamente en un largo de mediana dificultad pero bastante agradable de proteger, el segundo largo que le toco se podría decir que fue uno de los crux de la línea; las reuniones ya no eran tan cómodas como al principio (mucho mas aéreas y con nieve) y la línea evidente estaba tapada por un gran manchón de nieve dura / hielo imposible de proteger, de aproximadamente 10 metros. Tras un momento de pensar las opciones, Diego decide traveciar hacia la izquierda (con el run-out correspondiente a dicha “variante”) haciéndole el quite al manchón, para luego retomar por la línea original; mejor actuación de mi hermano imposible, el Diego se las mando en este largo.

Ahora era su ultimo largo, y yo insistía que la línea era un poco a la derecha, por una excelente fisura de manos….. nadie me quiso hacer caso, en fin Diego decidió escalar una chimenea llena de nieve que de todas formas nos conducía a las trepas finales.

Al darme cuenta de que ya estábamos en la recta final le dije a los Diegos ¡¡desencordémonos ya estamos al lado!! A lo que ellos me respondieron con una negativa, argumentando que era peligroso debido a la acumulación de nieve, yo por mi parte completamente decidido a continuar de la forma más rápida posible decidí desencordarme y continuar hacia el bloque sumital, diez metros después volvía con la cola entre las patas mientras mis compañeros de cordada reían al ver que tenían razón, era mejor hacer esa pasada encordados; y de esa forma lo hicimos, yo abrí la huella por esa trepa de nieve (nuevamente con un saca stopers en cada mano haciendo de piolet) y también escale el bloque sumital, el cual fue un slab bastante entretenido, hasta que por fin pude gritar las palabras tan anheladas ¡¡cumbre cabros!!

Cuando mis partner llegaron la felicidad era inmensa, los tres habíamos cumplido un sueño, habíamos escalado la torre norte, aun no lo podíamos creer…. Además fuimos regalados con un increíble atardecer patagónico y cero de viento en la mítica cumbre.

Tras las fotos respectivas, comenzamos a rapelear, desde aquí ya no hay mucho más que agregar, lo típico de siempre, un par de cuerdas atascadas y la clásica pregunta ¿¿oye y ahora cual cuerda tiraos, verde o azul?? En fin la escalda duro 10 horas, los rapeles 2, los recuerdos y la felicidad de haber podido concretar un sueño junto con tan buenos amigos durara para siempre.

Me gustaría agradecer a mi familia y amigos, los cuales siempre me apoyan en estas locas aventuras para así llegar  a cumplir mis sueños.  También a mis auspiciadores andesgear, mammut chile, just climb, evolv chile y gimnasio el muro.

Publicaciones Recomendadas

Publicaciones Recomendadas

Comentarios

comentarios

Publicaciones Populares

Buscar..