¿Cuándo debo dejar de usar mi cuerda de escalada?

Categoría: Sin categoría
Foto por Anu Koruoso

Nunca debemos olvidar que la cuerda de escalada es lo que sostiene nuestra vida y aun cuando tengan distintos tratamientos para su mayor resistencia (anti-aristas, dry, anti-abrasión), hay que tener presente que nada dura para siempre. La cuerda que utilizamos para escalar, cualquier tipo de escalada, debe estar siempre en excelentes condiciones y no presentar ningún tipo de detalle “dudoso”.

¿Cómo sé que mi cuerda ya no se encuentra en buenas condiciones?

Jamás debería tener más de cinco años de uso seguidos. En realidad, la “vida útil” promedio para las cuerdas en Escalada Tradicional y Alpinismo sólo durante los fines de semana y vacaciones es de tres años. Para escalada deportiva, incluso entre uno y dos años cuando se expone a granito, caliza abrasiva o vías muy sucias si se utiliza semanalmente. Aunque la cuerda se vea en buenas condiciones, debemos ser responsables y no abusar de su uso.

¿Qué es la “vida útil”? Es el tiempo de almacenamiento antes de la primera utilización + tiempo de utilización.  Depende de la frecuencia y forma de uso. Los tirones, los roces, los rayos UV y la humedad van degradando poco a poco las condiciones de tu cuerda. Ojo con el diámetro, si este aumenta con el uso, la longitud de la cuerda puede disminuir hasta un 10%. Lo ideal es que la cuerda no se utilice después de máximo 200 usos.

Tiempo de utilización (en términos generales e indicativos):
–          Diaria e intensiva: 1 año.
–          Semanal e intensiva: 2 años.
–          Diara por temporadas, vacaciones y fines de semana e intensidad media: 3 años.
–          Semanal por temporada y fines de semana e intensidad media: 5 años*.
–          Esporádicamente durante el año de intensidad media: 5 años*.
–          Ocasionalmente con poca intensidad: 5 años*.
(*Siempre que las condiciones de guardado sean óptimas. Ver consejo: cómo cuidar tu cuerda de escalada)

Si la cuerda presenta bultos, depresiones, hendiduras, fisuras o agujeros en la camisa y cambios en su rigidez, no podemos seguir utilizándola. Cuando vemos el tejido interior (que es de color blanco generalmente), producto de una rasgadura en la camisa, se dice que a la cuerda “se le ve el alma”. Cuando esto sucede en sus extremidades, entonces es posible cortar el pedazo y seguir utilizándola por el lado que está bueno.

Otra señal de alerta que debemos considerar es si la cuerda suelta gran cantidad de pelusa o su funda está muy gastada.

Si además la cuerda acumula gran cantidad de vuelos pequeños, lo más responsable sería cambiarla, ya que el sobresfuerzo disminuye su capacidad. Asimismo, es importante revisar en la etiqueta cuántas caídas Factor Dos (UIAA) aguanta la cuerda. Al cumplir ese máximo, ésta debe ser dada de baja sí o sí.

¿Qué es una caída Factor Dos? El Factor de Caída es la cantidad de metros de caída dividida por el número de metros de cuerda utilizada que hay entre el escalador y el asegurador. Es decir: (altura de la caída libre)/(longitud de a cuerda activa). El máximo factor que se puede dar es el dos, que sucede cuando el escalador cae dos veces la longitud de la cuerda activa, ya que esto genera gran fuerza de choque, que es proporcional al Factor de Caída.

Si la cuerda ha estado en contacto con productos químicos peligrosos u orina, también debemos darla de baja.

Y por último, ante cualquier duda sobre su seguridad, siempre es mejor consultar a algún experto y/o comprar una cuerda nueva, ¡aunque duela el bolsillo!

por Chileclimbers.


Publicaciones Recomendadas

Publicaciones Recomendadas

Comentarios

comentarios

Publicaciones Populares

0

Buscar..