La Transferencia // una forma de mirar la vida desde nuestro deporte hacia afuera

Categoría:

¿Te habías detenido en algún momento a pensar qué significa el aprendizaje deportivo en tu vida normal -más allá de las endorfinas, el ánimo y el físico- y cómo influye en tu forma de relacionarte con el entorno y enfrentar los desafíos del día a día?, esta “transferencia” de lo aprendido en la práctica de deportes, como en nuestro caso escalada y montaña, se ve reflejada en tus interacciones y toma de decisiones. Y aunque parezca un proceso exclusivamente incosciente, según Sergio Miranda, autor de este artículo y experto en “Entrenamiento Mental”, podemos ser capaces no sólo de comprender este proceso, si no de saber aplicarlo a nuestro favor.

Cuando hablamos de Psicología en el Deporte (y todas sus acepciones, nombres), se nos viene a la mente elementos como la motivación, ansiedad, miedos, compromiso, visualización… pero hay algo que muy pocos consideran, quizás solo los mismos especialistas y uno que otro Profesor de Educación Física (de esos pocos con alma de pedagogo): la TRANSFERENCIA.

El concepto de “transferencia” es aplicado en un sinnúmero de situaciones. La primera vez que me enfrente a él fue en mis estudios de pregrado, y apuntaba a la “relación” entre paciente y psicólogo; al juego de emociones y sentimientos que se iba dando. Pero en Deporte y Actividad física, éste nos habla de transferir, es decir, traspasar lo aprendido y desarrollado en el deporte, hacia nuestra vida “de civil”.

Algunos autores como Voss (1987), señalan que todo aprendizaje es en realidad una transferencia, pues nunca utilizamos el aprendizaje en la misma situación en que lo aprendimos, lo que significa que lo más importante no es en si lo que se va a aprender, sino lo ya aprendido. Es decir, que se debe incluir en el nuevo aprendizaje el conocimiento previo, que puede estar o no relacionado con el área de conocimiento.

Personalmente, creo y siento que muchas personas realizan una separación entre la Actividad Física que realizan y su vida. Tal como algunos teorizan sobre la estructura de pensamiento del género masculino: que separan y tienen bajo etiquetas o compartimientos su vida; como si se ordenara en sacos; esto corresponde a CASA, esto a TRABAJO, esto otro a LOS AMIGOS… y que no integran una cosa con la otra, cognitiva ni emocionalmente. Al contrario de las mujeres, las cuales agruparían todo en una sola bolsa. No viene al caso discutir ni analizar estas propuestas, sino tenerlas en mente como ideas.

No podemos separar el Deporte de nuestra vida, ambos debemos integrarlos, y esto viene desde el colegio, en donde la cultura física es –y ojala fuese mínimamente- impregnada a los chicos.

El deporte es un escenario, una escuela en donde aprendemos, desarrollamos y ponemos en práctica un sinfín de habilidades emocionales, sociales, tácticas, etc. Más allá de ser las estrellas del equipo de fútbol en el colegio, el jugar en un Equipo significa que aprendimos a compartir, a trabajar juntos, a designar tareas, a luchar por un objetivo común y también, a vivir la frustración de una derrota… con “mi” Equipo.

Podemos aprender esto en otros escenarios, pero el deporte nos da la oportunidad de ir extremando las situaciones, de movilizar nuestros cuerpos física y químicamente (desarrollar la capacidad de autocontrol mientras la adrenalina y otros químicos nos inundan, el cortisol nos lleva a un estrés en donde el pensamiento racional va quedando de lado) a instancias complejas.

La habilidades ganadas en el deporte son únicas y en la actualidad esto empiza a ser valorado por el medio extra-deportivo. Fueron varios los Pumas[1] que luego de dejar el deporte competitivo fueron reclutados y empelados por importantes empresas, ¿la razón? Se valoró más allá de los estudios, las habilidades “blandas” desarrolladas en el deporte: trabajo en Equipo, resolución de problemas bajo stress, perseverancia, etc.

Llevo 17 años realizando diversos deportes y mi estructura de personalidad y de pensamiento se ha visto influenciado por esto. El espíritu de sacrificio, perseverancia o tozudez, fueron desarrolladas en la pista, en jornadas de largas horas de entrenamiento hasta que cierto movimiento apareciera, o lograse cierto tiempo corriendo. El trabajo en equipo, jugando y trabajando uno a uno con mis compañeros en rugby, alentando y apoyando al de al lado… son cosas que hoy reflejo en mi vida académica y laboral.

Debemos tener la perspectiva de que lo que desarrollamos en el Deporte, también nos sirve en nuestra vida. El esfuerzo y abnegación necesarios para subir de grado o finalmente escalar una ruta que nos ha llevado horas o días de trabajo, podemos aplicarla en casa, en el trabajo. No dejarla en un solo ámbito. Son NUESTRAS herramientas, y estas las podemos usar cuando y donde queramos… solo debemos hacerlo.

Pero, a tener cuidado también de los “vicios” o malas conductas desarrolladas en el deporte, debemos cuidar que estas no se desarrollen y menos que las transfiramos a nuestra vida diaria. Ser violento en la cancha, quizás nos traiga –hasta cierto punto- beneficios, pero andar por la vida con ese espíritu, no nos traerá nada bueno. Así como en la escalada, algunas personas pueden necesitar emociones algo negativas o destructivas (rabia, ira) para lograr encadenar y lograr buenos resultados, pero nuevamente, no puede ser que necesitemos y andemos por “la vida” con esas emociones (fuera de que a la larga nos enfermara).

¿Qué transferir del mundo de la escalada a nuestra vida cotidiana? Si bien los factores o variables psicológicas específicas de este deporte no están estudiados, hay algunas que saltan a la vista, tales como la confianza (¿o no hay que tenerle confianza al que asegura?), la disciplina, la capacidad de visualización (al menos cuando ya se esta compitiendo o escalando a vista), memoria para recordar secuencias, manejo de ansiedad, en general, son una diversidad de aspectos cognitivos y emocionales.

Ps. Sergio Miranda C.

Entrenamiento Mental
www.entrenamientomental.cl
Cursante Magíster Internacional en Psicología Aplicada a la Actividad Física y al Deporte.
Departamento de Psicología FEACH

Artículos Relacionados:
¿Cuáles son los factores psicológicos de la escalada?.
La Visualización, una disciplina clave para el Entrenamiento Mental en la escalada
.
Entrenamiento Invisible. Comprometer nuestra mente en todo momento
.
Superar a la mente: el mindfulness para la escalada
.
Entender la mente
.


[1] Selección de Rugby Argentina

Publicaciones Recomendadas

Publicaciones Recomendadas

Comentarios

comentarios

Publicaciones Populares

0

Buscar..