Cholitas Escaladoras vuelven luego de haber logrado la cumbre del aconcagua

Categoría: Noticias

Ayer regresaron con gran felicidad a la Paz, las  mujeres del pueblo aymara –más conocidas como cholitas escaladoras- que escalaron el cerro Aconcagua vestidas con sus trajes típicos, y que hicieron cumbre el día 23 de Enero pasado.

Las cinco mujeres llamadas “Cholitas Escaladoras” vuelven a su país luego de haber podido visitar el monte Aconcagua, el mas alto de américa con sus 6.962 msnm. Las mujeres escaladoras son Lidia Huayllas Estrada, Dora Magueño Machaca, Analía Gonzáles Magueño, Cecilia llusco Alaña y Elena Quispe Tincuta, de entre 24 y 50 años. De ellas, Analía González y Elena Quispe consiguieron el objetivo de llegar a lo mas alto del macizo Mendocino.

cholitas-2_0

 Analía González y Elena Quispe en la foto de cumbre en la cima de américa, con sus polleras Paceñas que significaban y representaban un atuendo importante para ellas y sus tradiciones. Mas allá de la verdadera poesía que mostraban todos esos colores sobre la alba nieve del “Centinela Blanco” como se denomina el Aconcagua en Aymara. 

“La mayoría de las mujeres ( cholitas escaladoras) somos de provincias Aymaras y casi no tenemos muchas posibilidades de escalar montañas de otro países, todos los gastos corren por nosotras, pero algún día estaremos por Argentina Aconcagua” Este mensaje posteba una “cholita” en la cuenta de estas “guerreras aymaras” en octubre pasado. Solo confiando en su determinacion y en el proceso que ya habían iniciado, sin acceso de momento,  a los recursos necesarios que exige una expedición a la cumbre mas alta del continente.

Muchas de ellas trabajaban en los campos base de cerros Bolivianos,  porteando o cocinando y veían como los “turistas” subían y bajaban de la montaña con caras alegres y otras veces también tristes. Se cuestionaban que habría allá arriba, que producía tanta emoción en los andinistas que lo intentaban. Así poco a poco, fueron motivándose unas a otras, consiguiendo ropa usada, “más viejitas” según sus palabras, aunque la tradicional pollera Paceña boliviana, siempre iba cerrando toda la indumentaria que conseguían. Según Analía Gonzalez – una de las cholitas que logro la cumbre-  esta indumentaria les daba inspiración. “Las polleras les han dado fuerza, perseverancia, les ha otorgado ese espíritu de lucha, de continuar y de no parar”, consignaba al llegar. Para ellas era importante mantener sus tradiciones y esta era una de ellas. Aunque más de algún problema les trajo con el uso de crampones en el desnivelado suelo.

cholitas nieveGrandes dificultades enfrentaron las cholitas, las que fueron superando una a una. Agradecieron el gran apoyo recibido de los guías que las han apoyado con ropas, conocimientos y que siempre las instaron a continuar.

En el transcurso de los últimos cuatro años, las cholitas han escalado siete importantes montañas de América del Sur: el Acotango (6.079 metros), ubicado en la frontera de Bolivia y Chile; el Parinacota (6.200 metros); el Pomarapi (6.000 metros), el Huayna Potosí (6.088 metros), el emblemático Illimani de La Paz (6.462 metros), el Sajama (6.542 metros) y ahora coronado con el Aconcagua (6.962 metros).

Según una entrevista realizada por Desnivel hace algunos meses, para ellas también era muy importante el agradecimiento y el respeto a las montañas, mostrando una relación muy particular y humilde hacia estos macizos sudamericanos.

cholitas vistas

La contemplación de las “montañas sagradas”, la gratitud ofrecida, los permisos solicitados para acceder a estos bellos parajes andinos, nos muestran la profunda cultura que a veces “choca” un poco con la obcecación de personas que solo buscan la cumbre como único fin. 

 El 26 de enero posteaban en su cuenta de Facebook: “Estamos agradecidas de nuestra experiencia en el cerro Aconcagua, conocimos amigos de diferentes países quienes nos dieron mucho ánimo, gente de Plaza de Mulas, porteadores con quienes compartimos un partido de futbol, la patrulla quienes nos dieron charlas y compartimos cafes hemos estado estas últimas dos semanas entrenando y aclimatando llegamos con nieve, pero ch’allamos (ceremonia de reciprocidad a la pachamama) a las faldas de cerro Aconcagua y el achachila nos dio buen clima lindo sol y poco viento. Estamos muy contentas por llevar nuestras polleras y representar a Bolivia llegando a conquistar la cima. Tenemos mucho que contar cada una con nuestra experiencia.

Luego de volver y realizar la travesía las cholitas ya miraban nuevos objetivos, donde porque no, la montaña más alta de la tierra aparece como un posible objetivo futuro, el Everest.

Publicaciones Recomendadas

Publicaciones Recomendadas

Comentarios

comentarios

Publicaciones Populares

0

Buscar..