De que manera nos afectan mentalmente las lesiones y como lidiar con ellas

Categoría:

Todos nos lesionamos, hagamos deporte formativo, competitivo, seamos niños, jóvenes, adultos o ancianos. Todos, en algún momento u otro tendremos alguna lesión. Existen cosas innegables en la vida deportiva de alguien: en algún momento perderemos y caeremos en mala racha; nos deberemos retirar del nivel competitivo; y finalmente, habrá una lesión. Al menos una.

Una lesión puede complicarnos un rato, unos días o semanas, meses, o llegar a tener que retirarnos de la actividad. Mucho tiene que ver la gravedad, pero también el cómo trabajemos y procesemos la lesión misma. Recuerdo un libro (que acabo de recordar que lo tengo prestado desde el 2012, mala cosa) en donde el autor -destacado basquetbolista español, Ferrán Martínez- utilizaba las lesiones como instancia de crecimiento y desarrollo personal y deportivo. Cada vez que debía estar de baja por algún problema físico, él se entrenaba en alguna habilidad que no tenía o le dificultaba: el bote o lanzamiento con otra mano alguna finta especial, etc.

Los estudios han analizado el contexto y modalidades deportivas para ir conociendo a las lesiones deportivas, así como los aspectos psicológicos que conllevan:

Lesiones en el deporte de recreación: en una sociedad que cada vez se mueve menos, es más sedentaria, pero que a la vez incentiva el deporte, el ejercicio y la vida sana, es que muchos se lanzan a la práctica deportiva sin una preparación física, técnica, ni la conciencia de los riesgos de esto (ejemplo tácito, las lesiones y daños que dejan las maratones: hay gente que ha llegado a perder un riñón por correr los 42 de la MDS sin prepararse ni hidratar, ni hablar de los accidentes en la escalada).

Lesiones en el deporte de competición: las exigencias son mucho mayores así como los entrenamientos y el rendimiento a este nivel muchas veces (más si hablamos de alto rendimiento real) son contrarios al bienestar psicológico y físico del sujeto. Entrenamientos con cargas excesivas, querer conseguir rendimiento.

Lesiones en deporte de riesgo: estamos claros, la escalada, montaña y otros, son considerados -y así es- deportes con una alta probabilidad de que “algo pase”. Debemos tener ojo, preparación y un cuidado muy detallista. A nivel recreativo o competitivo, tenemos buenas probabilidades de lesión. Debemos estar conscientes del riesgo y peligro de estas actividades, para tener los cuidados necesarios. Demás está decir que una lesión o accidentes en estos deportes, son estadísticamente de una gravedad muy superior a un deporte tradicional.

Intervención

La lesión trae consigo una sensación de pérdida de ciertas capacidades físicas, el deportista siente que ha perdido una parte notable de “sí mismo”.

El objetivo de cualquier intervención debe ser ayudar a que el deportista recupere plenamente si estado de forma y que consiga regresar a la práctica deportiva lo antes posible. Para esto es necesario trabajar en la prevención de lesiones y en la recuperación de estas.

Prevención: en general, trabajar en el control de estrés, el cual muchas veces nos hace perder el control realizando acciones, movimientos, que no son los correctos, excedernos en las fuerzas o límites del cuerpo.

variables que aumentan el riesgo de lesión: ojo

Historia de lesiones.

Edad y estado del cuerpo.

Falta de preparación física.

Ausencia de entrenamiento.

Falta de descanso.

Falta de auto cuidado.

Mala alimentación.

Falta de apoyo farmacología cuando es necesario.

Deficiente equipación o instalaciones.

Exceso de motivación o activación.

Conductas específicas que aumentan el riesgo.

Estrés psicosocial.

Elementos que deben estar presentes en un programa de prevención:

Mejorar la formación: educar al deportista sobre lo que hace, los factores y variables de riesgo, así como en hábitos saludables.

Entrenar recursos psicológicos: desarrollar estrategias mentales para reducir la probabilidad de lesión; técnicas de relajación, afrontamiento del stress, comunicación para controlar emociones, etc.

Planificar objetivos realistas: trabajar según objetivos, evitando la monotonía, motivando y protegiendo del sobreentrenamiento.

Mejorar recursos técnicos: cuanto más preparado este el deportista física y mentalmente para realizar entrenamientos o competencias, menos posibilidades tendrá de lesionarse.

Intervención de la lesión

Debemos entregar la máxima cantidad y calidad de información sobre la lesión y su recuperación al deportista, así como las diferentes fases por la que transcurrirá la lesión.

Para abordar el trabajo mental de la lesión:

-Desarrollar una relación: entender la lesión y lo que esta trae consigo desde los zapatos del atleta, empatía. Se busca establecer una colaboración y así planificar e implementar el tratamiento.

-Educar: entregar información sobre los detalles de la lesión, el proceso médico y que se hará para la recuperación óptima.

-Desarrollar habilidades: potenciar la confianza del deportista en sus recursos e identificar los que ya tiene para hacer frente a la lesión y su recuperación.

-Practica y evaluación: buscar espacios para practicar, aplicar estas herramientas desarrolladas en un contexto seguro.

-Apoyo social: buscar el apoyo del medio más cercano ante los altibajos emocionales.

A nivel de técnicas, las que se indican como más necesarias a entrenar en este contexto: establecimiento de objetivos, pensamientos constructivos, autodialogo positivo, visualización, relajación y sobre todo el apoyo social.

Hay que tener en cuenta las respuestas emocionales que viene con la lesión, muy similares al duelo:

Negación

Enojo

Negociación

Depresión

Aceptación y reorganización

Se debe comprender también las etapas que trae consigo la lesión: una de inmovilización, en la cual se está recuperando aún afectado por las secuelas de la lesión (que incluye una tensión que debe soportar el atleta, una visión negativa sobre la recuperación y el dolor, confusión), y la de movilización, que trae consigo la recuperación, readaptación, y el reentrenamiento.

El apoyo social, de sus pares y familiares será la clave para la recuperación, la motivación y una perspectiva positiva hará que la propia fisiología optimice el tratamiento, recuperación y rehabilitación. Es conocido que en los casos lesivos en donde estas variables están presentes la persona llega a recuperarse antes de los tiempos pronosticados.

En investigaciones de Ievleva y Oliick (1991) encuentran que los deportistas con lesiones de curación rápida usaban más estrategias de fijación de objetivos y de monólogo interior positivo, y en una medida algo menor, técnicas de visualización de imágenes saludables, en comparación los deportistas de curación lenta.

Finalmente debo destacar el cuidado y observación personal en relación al fenómeno de compensación que muchas veces nos predispone el tener ciertas lesiones, como lo son en las piernas. Vamos modificando nuestros gestos de modo de ir recargando el miembro zona contraria: al tener problemas en una pierna o rodilla es que tenderemos a apoyarnos y confiarnos más de la otra, lo que a la larga generará problemas en esta extremidad. Estas son heridas psicológicas y no físicas.

Habilidades mentales

Fijación de objetivos

Monologo interior positivo

Visualización

Técnicas de relajación

Sergio Miranda C.

Consultor de Entrenamiento Mental.

sergio@entrenamientomental.cl

Publicaciones Recomendadas

Publicaciones Recomendadas

Comentarios

comentarios

Publicaciones Populares

Buscar..