La Generación Yoista: reflejada en la escalada y el montañismo

Categoría: Consejos, Sin categoría

Pureza de la Intención, esto es limpiar el móvil que lleva a la acción”.

El énfasis del trabajo personal está puesto en el propósito  de fondo que guía nuestras acciones, pueden estar bien para algunas personas en cuanto están reflejando la pasión de su alma y mal para otras en cuento están canalizando la arrogancia del ego. Es más, algunos actos serán reflejo del alma en algunos momentos y no en otros. Por tanto frecuentemente el cambio no tendría que ver con la conducta, si no con la dinámica que la moviliza”

De la cultura del ego. Patty May

¡Chan! Así tal cual partimos esta serie de columnas que nos hagan reflexionar en la manera que vivimos y miramos la escalada, que da pie a la controversia, alguien de esta generación debe ponerle pimienta a la tinta y seguir con el legado del montañero ¡Qué no muera el Anticristo!

Por qué entre tanto instagram, selfie y competencia non grata, se nos olvida la historia, la cultura y aquellos que forjaron los cimientos de este deporte. Mucho yo y poco nos, mucho deporte y poca exploración, mucha mentira y poca verdad, mucha individualidad y poco compañerismo. Entonces ¿De qué se trata(ba) la montaña?

“Desgraciadamente, todavía nos acercamos a las montañas con mucho más deseo de conquista que interés por entender su real dimensión. Yo creo que la montaña nos ofrece una enorme posibilidad de orientación hacia fuera y también hacia dentro de nosotros mismos. Si destruimos las montañas antes de que la humanidad comprenda ese verdadero valor, entonces el hombre perderá para siempre la posibilidad de disfrutarlas y buscar esa dimensión más profunda”

Reinhold Messner

Messner

El Italiano Reinhold Messner siempre cautivandonos con su profunda visión de las montañas

“¿Hemos vencido a un enemigo? A ninguno, excepto a nosotros mismos. ¿Hemos ganado un reino? No, y no obstante sí. Hemos logrado una satisfacción completa, hemos materializado un objetivo. Luchar y comprender, nunca el uno sin el otro, esta es la ley.”

George Mallory

Personalmente me preocupa la montaña, no, no el deporte, si no la Montaña y la naturaleza que la envuelve. Como el objetivo se ha transformado en el éxito individual y aceptamos que nuestra cara cubra un tercio de la foto, no nos conectamos con el lugar en que nos encontramos, no hay respeto, temor o admiración. La cosa es comprar el éxito, subir la foto, rellenar una lista de escaladas y ascensiones como la avaricia se come al millonario que acumula objetos preciados.

selfie danger

La selfie de la muerte: Con tal de mostrar nuestro status o logros no somos conscientes ni siquiera de lo que hacemos. Foto: www.recreoviral.com

No me malentiendan, no es que quiera ser el Grinch de la selfie, o que critique el éxito cumbrero de algunos, es la forma descarada con que realzamos el YO, abiertamente avalada en formato de aplicaciones modernas.

Nos ocupamos tanto de resaltar nuestra persona, nuestros éxitos, que se nos olvida la repercusión que puede tener en los espacios naturales donde realizamos nuestras actividades. Por eso cierran los lugares de escalada, porque no nos estamos conectando con el entorno natural, (¡No estamos cachando!) debido a ese ensimismamiento del “yo”, lamentablemente eso no es algo que un taller No Deje Rastro vaya a solucionar.

StripperRack1-e1519928875716

Mas parecer que ser, parece la consigna de la modernidad Foto: www.adventureprotocol.com

Hace poco una persona con una intención “sustentable” del deporte, me comentaba que vendría a las Torres del Paine, por una o dos semanas, que un amigo, muy caballerosamente se había ofrecido a llevarla, cual príncipe azul, por qué ella no tiene ni el conocimiento ni la experiencia, pero que le daba lo mismo ser un petate humano, solo quería llegar arriba. Yo me quede pensando y no dije nada, hasta ahora que lo escribo. Al que le quede el poncho con esta historia, que se lo ponga, aunque no es la idea apuntar con el dedo, más bien generar un poquito de reflexión al respecto.

¿Qué es lo que buscamos cuando escalamos? ¿Disfrutamos lo que hacemos o simplemente queremos comprar un éxito y ponerlo en nuestro perfil de instagram? ¿No representa esto, la muerte del sentimiento que le dio origen al montañismo?

“Al sobrepasar nuestras limitaciones, al tocar las ultimas fronteras del mundo de los hombres, hemos llegado a conocer algo de su verdadero esplendor. En mis peores momentos de agonía descubrí el profundo significado de la existencia, del cual hasta entonces no había sido consciente”

Maurice Herzog

Herzog ayudado al volver del annapurna

El frances Herzog ayudado a su vuelta del Annapurna, 1950

“En un sueño lejano las hube imaginado, como castillos que se alzan, como guerreros del pasado. De ellas aprendí la enseñanza: firmeza, grandeza, serenidad. En ellas veo la esperanza contra el tiempo y la modernidad. ¡Silencio! Me piden ellas para estar ¡Silencio! Para en ellas caminar ¡Silencio! Amar y respetar ¡Silencio! Para poderlas escalar”

Reinhold Messner

Este es un llamado a no perder la esencia del montañismo, que la  exploración, el compromiso, el compañerismo y la aventura sigan siendo los ejes centrales, como los pinceles del pintor con su cuadro, que al arte del montañismo provenga del corazón para que sea puro en su intención.

denaly-alaska-bryan-goff

Cuanta sabiduría e inspiración entregan las montañas. “Silencio”  me piden ellas para estar, decía Messner. Denali, Alaska  foto:Bryan Goff

Algunos debatirán que en el tiempo no todos han venido con buena intención, que la lucha de egos es un tema añejo y largo, pero es indudable que los tiempos han cambiado, que la exacerbación del yo por sobre la montaña es avalado abiertamente en el mundo actual en que vivimos.

Pero la montaña es más que un deporte, es un lugar sagrado, que se mantiene reacia a la vida, arisca por naturaleza y merece respeto y admiración, al igual que los primeros en “conquistarla”, los que fueron a ciegas, sin ver el informe del clima, con materiales pesados y poco confiables, y que muchas veces necesitaron volver a su objetivo en varias ocasiones generando una relación con el cerro o ruta en particular.

Por mi parte creo que la falta de respeto se debe a la rapidez con que avanza el deporte, apenas aprendemos a escalar e invitamos a gente nueva a unirse al deporte ¡Hasta creemos que tenemos el suficiente conocimiento para enseñarles! No hace tanto, cuando yo partí escalando, tuve varios mentores, gente que llevaba 10, 20 años escalando y creo que está es otra buena pregunta a realizarse ¿Tengo algún mentor? ¿Cuántos años lleva la persona que me está enseñando? ¿Tiene la experiencia y el conocimiento necesario?

Para concluir, solo quiero agradecer a los amigos y mentores que han traspasado su experiencia de escalada y montaña. Gracias a mi abuelo por ser montañista y mi angelito del monte. Gracias a aquellos que han forjado cultura de montaña ¡Démosle importancia a la historia! Aquellos que fueron por primera vez sin esperar nada a cambio, leamos un poquito más y pasemos menos tiempo observárdonos al espejo. Disfrutemos del lugar y el paisaje dramático que se nos presenta, que es un regalo maravilloso y deslumbrante.

Atentamente,

Revolución de Tinta

@Porlafuerzadelanaturaleza

Foto portada: Pepa Valenzuela

Publicaciones Recomendadas

Publicaciones Recomendadas

Comentarios

comentarios

Publicaciones Populares

0

Buscar..